Siempre he creído que cuando hay algo que realmente te apasiona debes alimentar esa ilusión y darle alas hasta que llegue a tomar forma en un proyecto real. Lo cierto es que mi interés por la decoración, por los pequeños detalles y por todo aquello que rodea a la experiencia estética me acompañó durante años, y finalmente decidí ser lo suficientemente intrépido, o tal vez un poco loco, como para ponerme en marcha y crear un espacio en el que poder ofrecer todo aquello que a mí me fascinaba tanto y que deseaba aportar a Málaga.

Por eso deseo que AQUA MALAGA sea una ventana donde brindar a la ciudad todos esos placeres visuales y sensoriales, y por eso este proyecto nace con el propósito de ser un lugar vivo y versátil que se adapte con dinamismo y flexibilidad al paso de las estaciones. Todo ello enclavado en pleno corazón de la ciudad cosmopolita que es Málaga, donde tanto la luz, presente casi los doce meses del año, como nuestro mar Mediterráneo nos confieren cierto carácter alegre y apasionado.

Confío en que AQUA MALAGA llegue a ser una tienda repleta de vida, con personalidad propia, un lugar hermoso y acogedor donde visitar, contemplar y adquirir belleza y arte y, por supuesto, un rincón en el que, como la ciudad en la que se encuentra, los protagonistas sean la luz y nuestra bella AQUA mediterránea.